Blogs y noticias

Cómo es la unidad que despliega pequeños drones explosivos en la guerra de Rusia en Ucrania con fondos limitados

Jersón, Ucrania (CNN)– No es la guerra para la que esta unidad de drones compuesta por cuatro hombres se alistó inicialmente, atando viejas granadas y morteros a diminutos drones comprados en Internet y utilizando auriculares de realidad virtual para dirigirlos contra objetivos rusos, pero es tan eficaz como accesible.

En una vieja y desvencijada casa de campo, no lejos de la ciudad de Jersón y del río Dnipro, el Escuadrón Samosud de la undécima Guardia Nacional compensa el estancamiento de la ayuda estadounidense a Ucrania con ingenio de bajo presupuesto: lanzando pequeños drones explosivos contra objetivos rusos al otro lado del río Dnipro.

La visita de Zelensky a Washington se produce en un momento crítico para Ucrania y el Capitolio de EE.UU.

CNN tuvo acceso a una de las docenas de equipos de drones ucranianos de visión en primera persona (FPV), a lo largo de la orilla del río a las afueras de la ciudad de Jersón, para observar los ataques realizados con esta tecnología rudimentaria pero revolucionaria. Tanto Ucrania como Rusia han aprovechado el poder de estas unidades móviles y rentables, que pueden lanzar cargas útiles, desde granadas ligeras hasta armas termobáricas, contra la infantería, las posiciones o los blindados enemigos, con efectos devastadores.

La unidad que visitó CNN pidió que no se revelaran sus nombres ni su ubicación por seguridad. Su sala de operaciones tiene unos 15 metros cuadrados, con cajas y bolsas de plástico de municiones, múltiples pilas de chasis y hélices de drones, una gran pantalla de televisión y dos pares de visores, del tipo más utilizado en los juegos.

“Hemos tenido días tan ajetreados que hemos lanzado entre 15 y 20” drones, dijo un piloto. “Tengo 10 minutos entre vuelo y vuelo para descansar. Nunca imaginé que ésta sería mi guerra”. El piloto dijo que solo un tercio de los que han recibido formación son capaces de manejar los visores durante un periodo prolongado, y algunos experimentan mareos o desorientación tras su uso.

La violencia letal que ejercen es una mezcla desconcertante de lo remoto y lo íntimo. En primer lugar, el equipo se lanza por la carretera principal que cruza el río, por donde únicamente circulan vehículos militares rusos, normalmente de noche. “Son conscientes de la amenaza que representamos”, afirma el jefe del equipo, quien añade que, como consecuencia de ello, las tropas rusas han limitado sus movimientos a la luz del día en una franja del frente.

El dron sobrevuela un páramo de arena, árboles caídos y trincheras entrelazadas. No se ve ningún objetivo real, así que el equipo opta por un puesto de control establecido en la carretera, que dicen que siempre está vigilado. El dron se desvía, gira en círculos y luego se estrella contra la lona verde de su objetivo. La pantalla se vuelve estática y luego azul.

Un operador de UAV lleva un camuflaje para ocultar su firma de calor de los drones rusos de imagen térmica.
Crédito: Christian Streib/CNN

La orilla oriental se ha convertido en un éxito inesperado para Ucrania. Comenzó como una serie de pequeños desembarcos durante el verano, Kyiv ha aumentado lentamente sus fuerzas en el lado ocupado del río Dnipro. Esto ha presionado a las unidades rusas y ha supuesto un pequeño y costoso avance hacia la ruta de acceso occidental a la península de Crimea.

La operación ha sido criticada por ser difícil de reabastecer, estar lastrada por las bajas ucranianas y suponer una importante merma de los escasos recursos. Pero los avances de la infantería de marina ucraniana en Krynky, un pequeño pueblo ribereño controlado ahora solo parcialmente por las fuerzas rusas, han proporcionado noticias positivas desde una línea de frente mayoritariamente estática. Por lo demás, la contraofensiva de verano no ha proporcionado los avances que se esperaban de los miles de millones de dólares de ayuda de la OTAN.

En la actualidad, los fondos de ayuda que le quedan a Ucrania para esta guerra pueden ascender a menos de US$ 1.000 millones. La ayuda adicional se ha estancado con el Congreso estadounidense dividido sobre la aprobación de otros US$ 61.000 millones para Ucrania. La unidad FPV era plenamente consciente de los retos a los que se enfrentaría su guerra sin la financiación continuada de Estados Unidos.

“Creo que será muy difícil sin la ayuda estadounidense”, dijo otro soldado, mientras colocaba explosivo plástico en la ojiva de una granada propulsada por cohete, antes de atarla con una cinta a un dron. “Nuestros suministros también se están agotando, así que los necesitamos”. Su unidad está financiada por voluntarios.

Cinco drones cuestan más o menos lo mismo que un proyectil de artillería, unos US$ 3.000, según el jefe del equipo, que añadió que los proyectiles suelen ser imprecisos.

Tecnología de bajo costo

A la unidad seguían llegando pistas de otros equipos ucranianos de drones y vigilancia. Una antena que salía de un edificio con tejado de chapa, delataba a otra unidad de drones. Una casa de tejado rojo donde se decía que estaba estacionada su unidad de drones equivalente rusa. Esta última tuvo prioridad, y se lanzaron dos drones contra ella, uno a la cabeza, visible a escasos metros en el feed de sus compañeros.

“Es a las 10 en punto desde la escuela de techo azul”, dijo el jefe de la unidad. El primer dron baja rápidamente y su cámara se inclina hacia el cielo.

“Suprimido”, dice el piloto, lo que significa que un dispositivo de interferencia ruso ha interrumpido su señal. El dron parece caer a tierra con su carga explosiva. La pantalla se vuelve azul.

El segundo dron sigue el rastro. Ve la casa de tejados rojos, apartada de la carretera principal. “Primer piso”, dice el jefe del equipo. El dron hace una pausa momentánea y, a continuación, entra en acción. La imagen se congela, se convierte en estática y, a continuación, la pantalla se vuelve azul cuando la explosión interrumpe la transmisión. “Boom”, dice el piloto.

Destrucción en la ciudad de Jersón, donde la artillería y los drones pasan silbando por encima de las cabezas. Crédito: Christian Streib/CNN

El turno de noche se opera desde otro edificio, a cierta distancia. La luz roja llena una sala rebosante de la tecnología improvisada y presupuestaria que ha transformado el campo de batalla en tan solo los últimos meses en el mortífero patio de recreo de los drones.

Aquí, una unidad de tres personas supervisa las frecuencias para comprobar el ancho de banda de la firma de un dron ruso Orlan. Disponen de un rifle antidrones poco común pero eficaz, utilizado para interferir los drones cuando están cerca. Pero su mayor amenaza es la misma para ellos que para su enemigo. Ambos bandos utilizan imágenes térmicas en las gélidas noches de invierno para detectar infantería o vehículos.

Sus cámaras captan motas de calor en un bosque a las afueras de Krynky. “Posiciones rusas”, dice un piloto, conocido por el indicativo “Periodista”.

La niebla helada hace que algunos drones no puedan volar a mayor altitud y limita su trabajo. El tiempo invernal es una plaga constante. Pero también ha proporcionado a la unidad un medio experimental para evitar ser detectados por las cámaras térmicas rusas: un poncho, al que se le cosió una visera para la cara, se guarda en el frío exterior.

OPINIÓN | ¿Termina la guerra en Ucrania? Paisaje después de la batalla

Su forro retenía la temperatura gélida del aire exterior y, cuando lo llevaba puesto, dejaba al descubierto únicamente el calor de los brazos y las piernas del soldado.

Esto, según la unidad, hacía que el portador fuera invisible para los drones rusos de imágenes térmicas que se encontraban sobre él. “Nunca pensé que me sentiría como Neil Armstrong en esta guerra”, dijo el operador.

La noche no da tregua a los civiles de Jersón. El domingo por la noche, una serie de drones rusos del tipo Shahed sobrevolaron la ciudad, el ruidoso y pesado dron de ataque ruso que también se detona cuando alcanza su objetivo.

Los drones sobrevolaron directamente la posición de CNN, con sus motores gruñendo cada vez más fuerte a medida que se acercaban. Un apagón se apoderó de la ciudad, la única luz provenía de los coches que pasaban y de los destellos ocasionales de los cañones antiaéreos, que sacudían el cielo nocturno.

La ciudad fue golpeada sin tregua. Alrededor del mediodía del lunes, los proyectiles de artillería llegaban cada pocos minutos, y el silbido de las ráfagas que pasaban por encima era habitual en el centro de la ciudad. A pesar de la persistente amenaza, miles de habitantes de Jersón permanecieron en las calles, aparentemente ajenos a un ritmo de explosiones más propio de una ciudad disputada por dos bandos enfrentados.

¿Quiénes son los “Ángeles Blancos” que llevan suministros a personas que viven la guerra en Ucrania?

Normalidad distorsionada

Aunque Jersón fue liberada en noviembre del año pasado, sigue firmemente en las garras de la guerra rusa. Los pequeños avances ucranianos en la orilla oriental del río Dnipro han descargado la ira de la artillería rusa sobre los núcleos de población, y en algunas calles todos los edificios residenciales aparecen dañados. Jersón se ha convertido en un vivo ejemplo de por qué Ucrania insiste en que no puede vivir cerca de los territorios ocupados por Rusia, ya que los cañones de Moscú no se callan y están imponiendo una normalidad deformada en la vida cotidiana.

El domingo por la mañana, una apresurada fila de residentes, en su mayoría ancianos, apareció en una calle, en fila de uno en la misma dirección. Se había corrido la voz de que la iglesia iba a distribuir brevemente ayuda desde una sala cercana. Varias docenas de personas abarrotaron su puerta durante unos 15 minutos, hasta que se agotaron las bolsas de pasta y avena. Dos jubilados se pelearon por un paquete de comida. Natalia, de 75 años, insistió en que se vivía “bien”.

“Es ruidoso, hay bombardeos constantes, pero seguimos viviendo”, dijo.

Un punto de distribución de ayuda en la ciudad de Jersón. Algunos días no hay suficientes paquetes para todos en la fila. Crédito: Christian Streib/CNN

Varios parques infantiles están rodeados ominosamente por barreras antiexplosiones recién levantadas. El hospital de maternidad de la ciudad, golpeado varias veces por la artillería, decidió trasladar su sala de hospitalización al sótano, a unas habitaciones construidas originalmente en los años setenta como refugios para la guerra nuclear. Según el personal, aquí pueden alojarse tres pacientes, mientras que antes de la guerra se preveían veinte.

Aun así, en las primeras horas del lunes, mientras los intensos bombardeos despertaban a los residentes, Yevhenia dio a luz a las 4 de la mañana a la pequeña Kira. La madre insiste en que solo se irán de Jersón si falla la calefacción este invierno. La mayoría de su familia y amigos están aquí.

“¿Por qué iba a irme? Es mi hogar”, dice. “Nos hemos acostumbrado a los bombardeos”.

Su hija Kira fue concebida en primavera, cuando el fin de la guerra era imaginable, pero nació en una ciudad atrapada en la lenta marcha de Rusia hacia la nada.

Compartir articulo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Author picture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las Ultimas Noticias

Greta Thunberg es detenida por la policía durante una protesta contra combustibles fósiles en Países...
Claudia Sheinbaum se ausenta a ensayo general previo al debate de candidatos presidenciales para “no...
Reporte: médico israelí dice que palestinos detenidos están siendo sometidos a amputaciones “de rutina” por...
Primer debate presidencial por las elecciones en México 2024: tema, moderador, a qué hora y...

Noticias Recientes

Clima

Nuestras redes sociales