Blogs y noticias

Mientras se cumplen dos años de la invasión rusa a Ucrania, Europa se enfrenta a cuestiones difíciles

(CNN) — Mientras el mundo se prepara para conmemorar esta semana el segundo aniversario de la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin, Europa debe plantearse algunas preguntas inquisitivas sobre la guerra que estalló inesperadamente en sus fronteras y cómo abordará los próximos 12 meses.

Podría decirse que la más importante de esas preguntas es: ¿Durante cuánto tiempo podrá sostenerse en la práctica un apoyo financiero tan agotador para Ucrania?

Ese pensamiento no es nuevo, pero tiene cada vez más eco en privado en algunos rincones de la burocracia. También refleja varias verdades sombrías actuales.

La guerra ha estado estancada durante algún tiempo, mientras que la semana pasada Ucrania se vio obligada a retirarse de la ciudad clave de Avdiivka después de meses de feroces combates, lo que marcó su peor derrota desde la caída de Bakhmut en mayo.

El dinero necesitado desesperadamente desde Estados Unidos está estancado, ya que fue aprobado por el Senado pero espera la aprobación de la Cámara. La unidad entre la Unión Europea (UE) y la OTAN está empezando a debilitarse, y casi todas las decisiones importantes son retrasadas y amenazadas con veto.

Ninguna voz occidental seria quiere abandonar a Kyiv, pero es innegable que el cansancio va aumentando a medida que aumentan las facturas.

Mientras Rusia avanza, Ucrania necesita más soldados. Pero la ampliación del servicio militar obligatorio es controvertida

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: la UE sigue siendo un aliado clave de Ucrania y le proporciona miles de millones en financiación. (Crédito: Valentyn Ogirenko/Reuters)

Desde el inicio de la crisis, la UE y sus aliados regionales han gastado más de US$ 1.000 millones para financiar el esfuerzo de defensa de Ucrania, según el Ukraine Support Tracker del Instituto Kiel.

A principios de este mes, los líderes de la UE acordaron un paquete de US$ 54.000 millones para Ucrania de aquí a 2027. El Reino Unido, posiblemente el principal actor en materia de seguridad en la región, también ha prometido más de US$ 15.000 millones a Ucrania desde 2022. Para el Instituto Kiel, Estados Unidos ha gastado US$ 66.000 millones y otros US$ 60.000 millones están en trámite.

Si bien el rotundo apoyo de Occidente a Ucrania desde 2022 ha sorprendido a muchos en el mundo diplomático, cuanto más se prolonga la guerra, más crece la fatiga.

Entre la falta de fin del conflicto a la vista y la competencia por la atención política en Medio Oriente –así como las preocupaciones internas derivadas de las crisis del costo de vida provocadas por la inflación en todo el mundo–, gastar enormes sumas de dinero en Ucrania podría resultar políticamente más difícil de digerir para los gobiernos.

La presión política sobre el gasto se hará más visible a medida que se celebren las elecciones al Parlamento Europeo en junio, así como las elecciones nacionales en varios países, incluido el Reino Unido, un aliado clave de Ucrania.

Funcionarios europeos sólo necesitan mirar las dificultades que está teniendo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con su propio paquete para Ucrania para ver el impacto en el mundo real de financiar una costosa guerra en el extranjero cuando entra en contacto directo con la política interna.

ANÁLISIS | La retórica contra Ucrania ha saturado los medios de derecha y ahora ayuda a entregar victorias de guerra reales a Putin

Zelensky en una visita al Reino Unido, donde entregó al parlamento un casco de uno de los pilotos ucranianos más exitosos con la inscripción “Tenemos libertad, danos alas para protegerla”. (Crédito: Stefan Rousseau/AFP/Getty Images)

A estas distracciones desfavorables se suma la perspectiva de que Donald Trump regrese a la Casa Blanca el próximo año.

Trump no ha declarado claramente cuál sería su política en Ucrania, salvo su afirmación de que podría poner fin a la guerra en 24 horas. La retórica anti-OTAN del expresidente, su desdén general por las instituciones europeas y su extraña admiración por Putin son bien conocidos.

Si bien nadie sabe lo que podría significar materialmente otra presidencia de Trump, es plausible imaginar el peor escenario para Ucrania, donde pierda impulso sobre el terreno mientras el nuevo ocupante de la Casa Blanca decide que Estados Unidos ya ha gastado suficiente.

Ésta es una perspectiva alarmante para los funcionarios europeos que ya creen que Putin se está atrincherando y tratando de esperar a que Occidente se vaya.

Aquí es donde los próximos 12 meses se vuelven cruciales para los aliados europeos de Ucrania. Es evidente que a la Europa continental le conviene que Putin no gane esta guerra; hay muy pocos que no estén de acuerdo con ese sentimiento.

Por lo tanto, dicen los funcionarios, es crucial que pase lo que pase en Estados Unidos, los europeos se tapen la nariz y sigan gastando, por difícil que parezca.

En el período previo a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, inevitablemente se planteará la pregunta de qué sucede con la seguridad europea sin Estados Unidos. Y si bien es cierto que la seguridad ucraniana está directamente ligada a la seguridad europea en general, la cuestión inmediata de cómo apoyar a Kyiv es sutilmente diferente del objetivo a largo plazo de Europa de una mayor independencia de seguridad respecto de Washington.

Muere en España el piloto ruso que desertó ante Ucrania en septiembre pasado, según la Dirección de Inteligencia de Defensa de Ucrania

¿Por qué Ucrania está usando armas de la era soviética? 0:53

¿Puede Europa seguir financiando a Ucrania si Estados Unidos retira su apoyo financiero?

La mayoría de los funcionarios sostienen que sí se puede. Sería difícil, seguro, pero posible. “La UE es muy buena recaudando fondos y hay herramientas que aún no ha utilizado”, dijo a CNN un funcionario de la OTAN.

El funcionario dijo que en los próximos 12 meses, Bruselas debería comenzar a considerar la posibilidad de utilizar el dinero inmovilizado en activos rusos congelados para ayudar a financiar a Ucrania. “Si bien ese dinero no puede usarse legalmente para comprar armas, puede usarse para cubrir costos de compensación, liberando dinero para armas de los presupuestos nacionales y de la UE”, dijeron.

Las voces diplomáticas que tienen los ojos puestos en el mundo más allá de Europa sorprenden ante esto. Algunos temen que sentar un precedente para el uso de activos congelados para recaudar dinero para guerras en el extranjero podría dar luz verde a países como China para hacer lo mismo en sus batallas regionales internas. Beijing introdujo una nueva ley el año pasado que facilita hacer cosas similares con activos extranjeros dentro de China.

La cuestión más espinosa es si Europa podría o no proporcionar a Kyiv las armas que necesita para ganar la guerra sin el apoyo estadounidense.

Las secuelas de un ataque ruso en Kramatorsk, Ucrania. (Crédito: Thomas Peter/Reuters)

La respuesta a eso sería no. Europa simplemente no tiene el peso manufacturero en este momento para servir de forma independiente a Ucrania durante los próximos 12 meses.

Sin embargo, diplomáticos occidentales son optimistas en cuanto a que armar a Ucrania encaja perfectamente con un impulso europeo muy necesario para reducir su dependencia de Estados Unidos.

Funcionarios señalan un acuerdo reciente, negociado por la OTAN, en el que los países europeos se han comprometido a comprar 1.000 misiles de empresas estadounidenses que se construirán en una nueva fábrica alemana.

Casi todo el mundo está de acuerdo en que la voluntad europea de comprar armas y tener una política de seguridad independiente no debería ser a expensas de Estados Unidos y ofrecer zanahorias colgantes para contratos estadounidenses es una forma de abordar este tema.

La invasión no provocada de Putin a Ucrania es una farsa que ha costado vidas innecesarias. Si algo positivo puede surgir de esto, debería incluir que Europa finalmente esté en condiciones de defenderse y cooperar con su antiguo aliado.

Y por si sirve de algo, la gran mayoría de los funcionarios occidentales creen que si Europa puede pasar el próximo año preparándose para luchar, será mucho más fácil mantener a un futuro presidente Trump de su lado.

Compartir articulo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Author picture

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las Ultimas Noticias

Greta Thunberg es detenida por la policía durante una protesta contra combustibles fósiles en Países...
Claudia Sheinbaum se ausenta a ensayo general previo al debate de candidatos presidenciales para “no...
Reporte: médico israelí dice que palestinos detenidos están siendo sometidos a amputaciones “de rutina” por...
Primer debate presidencial por las elecciones en México 2024: tema, moderador, a qué hora y...

Noticias Recientes

Clima

Nuestras redes sociales